Submitted on Jue, 03/09/2017 - 10:50

El nuevo gobierno federal develó su primer presupuesto titulado “Crecimiento de la Clase Media” y le correspondió al ministro de finanzas Bill Morneau hacerlo ante la House of Commons. El primer ministro Justin Trudeau dijo: “Es un gran presupuesto. Ayudará a muchas personas y hará crecer la economía”

 

El presupuesto incluye un déficit de $29.4 billones para este año fiscal con prioridad de inversión en infraestructura e impulsar la desgastada economía basada en petróleo.

 

El gasto mayor se verá en 4 áreas claves:

· Familias de clase media,

· Seguro de desempleo,

· Inversión en infraestructura y

· Comunidades indígenas.

 

Básicamente el nuevo gobierno ha escogido la opción de gastar e invertir, contrariamente al gobierno anterior que prefería una política de austeridad, para procurar el crecimiento sostenido. Evidentemente no todos los economistas estarán de acuerdo con este enfoque, especialmente los denominados neo-liberales o conservadores.

 

Históricamente ha existido una discusión encontrada. Muchos economistas opinan que la austeridad en los años de la Gran Depresión empeoró la situación. Pero cuando los gobiernos alteran su estrategia y gastan más también han fallado en obtener esa recuperación milagrosa.

 

El argumento de austeridad reviste de un sentido intuitivo. Si una familia tiene problemas financieros lo más lógico es reducir los gastos y hacer que todos los miembros de la familia busquen trabajos.

 

Existe otro punto de vista, el llamado neo-liberal, que recomienda al gobierno que para superar sus problemas económicos debe apartarse y dejar que las fuerzas del mercado encuentren una solución.

 

En Canadá ninguno de los dos enfoques, de austeridad y de dejar que la economía resuelva el problema, han trabajado en años recientes. Quizá hubiera funcionado en otra época. Porque durante el gobierno anterior el sector privado dejó de invertir sus ganancias.

 

El apoyo de la prensa extranjera a este nuevo enfoque es medianamente apoyado. Columnistas económicos recomiendan frecuentemente estímulos económicos e inclusive cesión de dinero llamado dinero helicóptero para romper cualquier ciclo de deflación y tasas de interés reales negativas.

 

Como en experimentos anteriores los resultados dependerán de muchos factores externos más allá del control del gobierno actual. Si el modelo trabaja, Trudeau y su ministro de finanzas serán bautizados como genios. Si no funciona habrá mucha gente que dirá “te lo dije”.

 

Fuentes: CBC News, Huff Post Business Canada, Financial Post