Submitted on Jue, 03/09/2017 - 11:29

Según las estadísticas, cuando febrero comienza, la mitad de las personas que hicieron propósitos de año nuevo, ya dejaron su lista a un lado. 


Es interesante el análisis de porqué pasa eso. 


Muchas veces se pretenden cambiar muchas cosas y muy drásticamente. 


Para mucha gente, pequeños cambios son más fáciles de lograr y estos conllevan al siguiente paso y así sucesivamente hasta lograr la meta.


Un ejemplo sería, en lugar de hacer una  dieta drástica para bajar de peso, se puede  quitar solamente, por ejemplo, bebidas gaseosas y azucaradas o postres, y después de 30 días, aumentar un objetivo más, manteniendo el no tomar gaseosas, hasta llegara a la meta, paso a paso.


Cuando se trata de afirmaciones positivas de viva voz, se falla al dar órdenes  al inconsciente porque el verdadero sentimiento no es de que la meta está lograda, la realidad que se ve, es la que prevalece.


Veamos un ejemplo…


Frente al espejo, se repite... Yo soy delgado, yo soy delgado ...  pero el sentimiento real es...! Qué barbaridad la bascula esta incontrolable!!!.... y el inconsciente sólo capta el sentimiento que nos da vernos frente al espejo, o sea el inconsciente realmente nos va a decir...!!! Mentira, mentira, mentira!!!, y no se va a cambiar nada. 


Pero si la afirmación positiva comienza con... " estoy en el proceso de bajar de peso ", el inconsciente recibe el mensaje…


....ESTOY EN PROCESO DE ....... y de inmediato cambia el sentimiento, de ser una mentira, a ser el firme propósito de seguir un proceso, y de seguir los pasos necesarios para llegar a la meta deseada.
 
Otro truco es cuando se requiere un esfuerzo para evitar una recompensa inmediata que no nos lleva al logro de nuestras metas, para cambiarlo por
los pasos necesarios para NO pensar en la gratificación inmediata y recordar nuestra meta a largo plazo, es pensar en otra cosa o distraerse.
 
Ejemplo, queremos ahorrar $50 dólares al mes.   En lugar de comprar un café caro, hacer café en casa.


Pero qué tal si ya no hay tiempo y hay que salir corriendo, y el inconsciente va a decir.... además es muy sabroso el café caro  y solo  se compra sólo hoy.... nos dice el inconsciente… Y de nuevo se rompe el propósito.


Pero si nos recordamos que… ESTOY EN EL PROCESO DE… tal vez se tenga una idea mejor en lugar de comprar el café caro, algo que distraiga o cambie el pensamiento- acción.
  
Recordemos que nuestras acciones son solo la punta del iceberg del inconsciente y lo mejor que podemos hacer es estar alertas de esos pensamientos y emociones que producimos cada día, y cuando nos damos cuenta, de inmediato poner en la mente las palabras… ESTOY EN EL PROCESO DE... y con solo eso, se cambia el camino del pensamiento y sentimiento y nos encausamos de nuevo.
 
Solo son pequeños trucos, pero nos pueden ser muy útiles y llevarnos a conseguir todas las metas que nos hemos propuesto.


Un abrazo muy apapachador a todos y  nos vemos el próximo mes.