Submitted on Jue, 03/09/2017 - 11:49

A Sheena y Emmanuel...

En un bello amanecer de enero

nacerá un sueño,

el ruiseñor cantará de alegría

y el sol sonreirá.

 

La sangre nueva

correrá por sus venas

formando un nuevo corazón

del amor que se profesan.

 

Y al abrir sus ojos

por primera vez

verá el rostro de dos seres

que lo amarán y cuidarán.

 

Y sus pequeñas manos

buscarán abrigo en sus brazos,

en la seguridad y fortaleza de su padre

y en el cariño y entrega de su madre.

 

Tendrán por quién vivir

y por quién luchar,

llegará para iluminar sus vidas

con amor, ternura y orgullo.

 

Dios los bendiga a los tres,

con cariño y emoción, de su abuelita.

 

*   *   *   *   *   *   *

Vancouver, B.C.

Octubre 2015